30 diciembre 2010

FELIZ AÑO 2011!

Como mañana no estaré en casa, os deseo a tod@s:

28 diciembre 2010

CHARLAS, DESAYUNOS Y MÁS...


Ay que bien se siente una después de un buen desayuno tempranero en vacaciones con Gemuski! Eso de levantarte a las 7 para estar a las 8 y hablar y hablar sin parar. Hoy he tenido la sensación de que sólo hablaba yo, porque hablo por los codos pero la verdad es que te quedas tan a gusto... (hoy la verdad es que me he sentido un poco culpable cuando he llegado a casa, es que no la he dejado hablar, pero seguro que me perdona!) Cuando quedo con alguna de mis amigas es como que me libero de un peso que son mis pensamientos o mi sentimientoso charlas internas o lo que sea y te sientes superligera... Es guay. Me pasa con María que nos pisamos las conversaciones, o con Nuria que nunca tenemos tiempo para hablarlo todo o con mi hermana que nos pasamos de estación de metro y tenemos que bajarnos y cogerlo de nuevo y nos volvemos a pasar. Madre mía que charlas. Mi hermana y yo con el carrito de la niña esperando a que cambie un semáforo y se pone en verde 3 veces y nosotras de cháchara sin darnos cuenta...
Y da igual el lugar, la calle, con una cerveza, con un café, en tu casa, en su casa...
Un besito para todas, os quiero.
g.




24 diciembre 2010

FELIZ NAVIDAD!!!!!!!!!!!!

Hola buenas tardes del día de Nochebuena, no os voy a decir la típica frase de os deseo que paséis una Feliz Navidad y un Próspero 2011 (que os lo deseo por supuesto). Os escribo para deciros que parece que en estos 15 días la gente cambia, sacamos una parte buena que llevamos dentro.
Nos acordamos de momentos pasados con familiares que ya no están y que echamos de menos, de la gente que no tiene un techo dónde cenar ni comer estos días, de los que tienen la casa embargada y no saben que será de ellos y de sus hijos, de los que no tienen dinero para darles un juguete a sus hijos porque tanto el papá como la mamá están en paro, de los niños que en otros países están pasando momentos muy difíciles de guerras y desastres naturales como los niños de Colombia o los de Haití y que nuestra vida comparada con la de ellos es un verdadero sueño.
De las personas mayores, esas que han cuidado a nuestros padres o que podrian ser nuestros padres y que pasan estos días en las residencias de ancianos y que no tienen familiares que vayan a verles, de las personas que están solas y nadie repara en ellas, de los que pasarán la nochebuena en la habitación de un hospital...
A esos quiero enviarles un abrazo muy fuerte y una sonrisa y desearles lo mejor para el año que viene.

Casi siempre, esto lo pensamos en estos días. Y quiero que miremos dentro de nosotros y que nos sintamos agradecidos por todo lo que tenemos.

Así que ahora sí, ahora sí os deseo que paséis unos días felices, un año nuevo bueno y mucho mucho mucho amor. Porque ¿qué sería de la vida sin amor?

Un abrazo enorme navideño para tod@s!

g.

11 diciembre 2010

Empieza la cuenta atrás...

Va empezando la cuenta atrás para Navidad y se me acumulan los proyectos, eventos, cenas, comidas, encuentros, compras...
En el fondo me gusta todo este barullo. Para ir abriendo boca la esperada cena de empresa. Este año al igual que el año pasado, la organizamos nosotros mismos y haremos la fiesta del traje, es decir, yo traigo una tortilla, tú traes una tarta y así hasta que nos juntamos con un montón de comida, decoraremos y llevaremos algo de disfraz, creo que toca ponerse un antifaz. Esa noche se va a largando con las risas, la música y los compañeros con los que te lo pasas bien  y que al final en algún momento de las vacaciones como me pasa siempre, se les echa de menos. Y eso es bueno.
Pasan los días y se te va llenando la casa de gente... se te llena la agenda de cenas, con algunos familiares a los que sólo ves en Navidad, y aún así descubres que se les sigue queriendo... y tu cuenta del banco empieza a descender hasta colocarse casi en números rojos cuando llega Enero. Pero da igual, porque el dinero que se gasta en regalos es guay, además siempre me parece que me gasto poco para regalar a la gente que más quiero y acabas agotada de recorrer centros comerciales para comprar lo que más ilusión crees que le va a hacer al que regalas.
Y llega el día 31 y te sigues atragatando con las uvas y empieza otro año y sigues pidiendo deseos. Y qué nervios el día de Reyes, igual que cuando eras pequeñ@ y no dormías la noche anterior pensando en lo que ibas a encontrar encima de los zapatos.
Y pasa la Navidad y has engordado 800 kilos pero sólo quieres relajarte y que vuelvan a empezar las vacaciones, pero esta vez para irme a la playa, pero sola, para escuchar ese silencio que te deja pensar y respirar.
Además hoy, después de haber visto la película Biutiful, me considero una persona afortunada. Sales respirando hondo y pensando en lo mal que lo pasan todas esas personas que llegan a España sin papeles y que son explotados por otros que se hacen ricos a su costa. Os aconsejo ir a verla. Bardem borda el papel, como siempre. Y yo he llorado mucho. Asi que llevad kleenex.
Besitos y buen finde.
g.
PD: Espero que mis compañeros de viaje de Goteborg hayan disfrutado un montón por mí y por todos mis compañeros que tampoco pudieron viajar.



08 diciembre 2010

La improvisación también es buena!

Hola a tod@s! A este puente le voy a llamar "el puente inesperado". Sí, porque casi siempre antes de llegar un fin de semana sabemos más o menos lo que vamos a hacer o cuando vienen varios días de vacaciones pues siempre planeas algo. Nosotros nos íbamos a Goteborg (Suecia) el viernes día 3 hasta el día 8 de diciembre (hoy). Pero había algo con lo que no habíamos contado, en lo que no habíamos pensado y ni nos habíamos planteado... HUELGA DE CONTROLADORES AÉREOS. Pues sí. Nosotros hicimos las maletas, bien pertrechadas de ropa de abrigo porque suponíamos que por esas latitudes haría bastante frío y nos encaminamos al aeropuerto. Embarcamos tranquilamente... pero nuestro avión no despegaba... como íbamos en la aerolínea KLM (Holandesa) después de dos horas sentados en el avión parado, nos dicen en holandes y en inglés que hay huelga de controladores... 2 HORAS. Yo hasta me había echado una siestecita... ¡Qué fuerte!
Así que nos quedamos en Madrid. Teníamos compañeros de viaje con mejor suerte que nos estaban esperando en Goteborg. Nos sentíamos raros, porque hacía ya mucho tiempo que no pasábamos un puente de diciembre en nuestra casa.
Así que lo hemos ido planeando todo sobre la marcha... y está claro que cuando sales de Madrid se te pasan los días más lentos, es como que te cunden más las vacaciones, así que yo siento que se me han pasado volando.
Esta vez hemos perdido dinero porque no nos anularon las habitaciones de hotel de Goteborg y nos va a costar que nos devuelvan el dinero de los billetes de avión. Y aunque en Madrid ha llovido todos los días, he disfrutado mucho pasando tiempo con mi familia y en casa haciendo un montón de cosas que no me da tiempo a hacer normalmente.
La improvisación también es divertida.
Un besito.
g.

01 diciembre 2010

Buscando la magdalena perfecta!

Últimamente tengo una obsesión: necesito encontrar la receta de la magdalena perfecta. Todas las que hago o están muy secas o no suben o... Siempre hay una pega.
¿Será que algo me ronda por la cabeza y que no me deja tranquila? Creo que sé lo que es. Es que tengo que aprobar de una vez ya el carnet de conducir. Es algo que está ahí día tras día, aunque intente no pensar en ello. Es como un estado de minifrustración permanente. Pasan los días, llega el puente, luego la navidad, se supone que debería estar pletórica porque a mí al contrario de lo que le ocurre al resto del mundo ME GUSTA LA NAVIDAD, bueno creo que me gusta más la prenavidad, los días de antes. Me encanta escuchar villancicos, de hecho todas las mañanas pongo alguno, celebrar la cena de Acción de Gracias (¿por qué? pues no sé, curiosidad gastronómica y que soy un poco glotona) ver el turrón en las tiendas, las castañeras con el olorcito de las castañas asadas, la decoración de las tiendas, los cafés especiales de Starbucks... Pero este año, esa punzada de mal sabor, no me deja tranquila. Sé que después del puente me volveré a examinar. No se si aprobaré, es más creo que lo de conducir no está hecho para mí. Creo que es algo que no voy a conseguir nunca (vale ya se que no es la actitud) pero no me deja tranquila esa sensación rara que tengo todos los días... Es como cuando tienes algo pendiente que no has solucionado y no te deja vivir... No sé. Como si no hubiera cosas realmente importantes en las que pensar.
Así que ahora cada tarde cuando llego a casa, me pongo a buscar como loca la receta perfecta de la magdalena perfecta... NO SÉ POR QUÉ ME ESTÁ PASANDO ÉSTO...
¿Será porque cada vez soporto menos dejar las cosas a medias o tener cosas pendientes y busco algo bien hecho o bien terminado? Pobres magdalenas. Aunque ahora que lo pienso podría hacer muffins o cupcakes...
En fin...
Un besito.
g.

21 noviembre 2010

Disfrutando de algo diferente...


Que chula la frase final del anuncio de la bebida Aquarius Libre http://www.youtube.com/watch?v=xF89jFkOW5g y tiene razón, será mejor vivir la vida de manera que cuando te vayas estés orgulloso de todo lo que hayas hecho y de que has disfrutado haciéndolo.
La verdad es que este fin de semana he hecho cosas que no suelo hacer normalmente, como cantar en un karaoke, dormirme en el cine y pasear a mi sobrina bajo la lluvia en Madrid, ver seguidas dos pelis de Berlanga y mientras he hecho todo ésto me sentía tan bien... Vale, ya se que dormirse en el cine no está bien... pero es que la última peli de Harry Potter, entre que eran las tantas y ya no estaba yo para descifrar enigmas de magos y que era más lenta que el caballo del malo... buf... me dormí.
Pero además plácidamente y se estaba taaaaaaaan calentito en el cine...
Lo de cantar en el karaoke es lo mejor porque sacas toda la energía negativa de la semana pegando gritos (porque yo cantar no canto, yo grito y voceo) y me lo pasé genial con mis amigos. Además amigos de los de verdad.
De lo de las pelis de Berlanga, pues sí, una era "Calabuch" en la que un científico que creía que las bombas atómicas, eran buenas para la humanidad, huyó al convencerse de su equivocación y se llevó sus inventos. Se escondió en el mejor pueblo del mundo, donde se puede vivir y morir en paz; Calabuch. Calabuch es ese lugar idílico donde la gente aún puede vivir con sentido del humor, con amistad, esperando a la muerte como a una vieja amiga que llega a pie, sin prisas, llevándoselo uno a uno, en lugar de venir silbando por el aire y matar de un estallido a medio mundo.
Y también vi "Los jueves, milagro", es una pelicula en la que te ríes, con un humor bueno. Algunos habitantes de un pueblo necesitado de turismo y de ingresos, hacen corre el bulo de que se ha aparecido San Dimas diciendo que las aguas del balneario del pueblo son milagrosas y que se va a aparecer en el mismo sitio todos los jueves. Así que se forman peregrinaciones para ir a ver al santo aumentando los ingresos y los turistas. El falso santo (que es representado por nuestro querido Pepe Isbert, aquel hombrecillo que buscaba a Chencho en la Plaza Mayor) está harto de hacer la representación y se forman un montón de líos.
Y lo que ha puesto la guinda ha sido tener que meter a mi pobre pequeña sobrina debajo de esos horrorosos plásticos de carrito de bebé cayendo lluvia encima sin poder verle la carita ni poder verme ella a mí... Odio esos plásticos, ya podrían inventar algo más práctico y agradable. Pero lo mejor ha sido llegar a casa y verle la sonrisa al sacarla del carrito y poder achucharla un poco.
Así que mi fin de semana ha sido diferente y me ha encantado espero que el vuestro haya estado guay.

Un besito.
Gema.

24 octubre 2010

Malos compañeros, egos y críticas destructivas

Vaya semanita he tenido.
En esta semana me he llegado a plantear si quiero seguir teniendo algunos de los compañeros de trabajo que tengo. Algunos me cansan por su pasividad, falta de iniciativa, falta de emoción, falta de buen rollo con los que tienen a su alrededor. Eso sí, tienen muchísima iniciativa a la hora de criticar, pero criticas destructivas, lo que consigue sacarme de mis casillas. Esa crítica que se hace de algo que tú has hecho con todo el cariño y el esfuerzo del que eres capaz y que esa persona ni se ha molestado en leer, ni en comprender y sólo dice:

Ella: "Pues no lo entiendo".

Yo: Pero ¿Qué es lo que no entiendes?, si te lo explicamos todo inicialmente en un e-mail. (Y se lo explico pacientemente otra vez)

Ella: Ah, Es que yo no lo podía leer bien.

Yo: Pues si es por eso, ¿Por qué no llamaste y nos dijiste que te enviásemos otro formato de manera que te fuese más fácil la lectura?

Ella: Pues porque tengo muchas cosas que hacer y no lo hacéis bien porque tendría que ser más resumido, además aquí pasáis y no pensáis en la gente que tiene que mirar los e-mails en la blackberry... y bla bla bla...

Y lo más gracioso que me dice es que yo no acepto las críticas. En fin...

Está claro que si ves un problema en algo y no lo expones, no lo dices, es complicado que la persona que está haciendo ese proyecto se entere de en qué está fallando. ¿No sería mejor comunicar tu problema para que esa persona pueda rectificar y hacer las cosas mejor?

No estoy en contra de la crítica. Si no existieran las críticas no podríamos mejorar. Pero hay que criticar con conocimiento de causa, sabiendo de lo que estamos hablando, y sobre todo con el ánimo de construir juntos algo mejor.

Lo que pasa es que hay muchas "estrellas del momento" a las que con tal de escuchar su propia voz dicen lo que sea y les da igual a quien hacen daño. Pero contra eso no se puede luchar hay que saber que en cada empresa hay una serie de personajes con los que hay que convivir, pero... ¡Madre mía qué paciencia!

Habrá que seguir sonriendo.

Besitos a tod@s
g.

17 octubre 2010

Apego...


Como me cuesta deshacerme de mis cosas. Como todo el mundo, cada vez que cambia la estación tengo que cambiar la ropa del armario. Pues yo cada año digo, ya tiraré ésto o lo otro, porque ves que las puertas no cierran de la camtidad de ropa que hay. El caso es que toda esa ropa me queda pequeña o está vieja, pero de todas formas me cuesta tirarla. Además ahora en época de crisis, que piensas que hay gente que no se puede permitir comprarse ni una camiseta, es mucho peor.
A veces envidio a la gente que no se aferra a las cosas materiales y que pueden moverse por el mundo sin sentir ese apego que siento yo por mis cosas. Los que van con la mochila llena de sensaciones y sentimientos por ir  con los ojos abiertos, mirando más allá y sin estar necesitando cosas continuamente y dando valor a cosas verdaderamente importantes como son la amistad, el amor, la felicidad, el interior de las personas...
Como decía el gran Antonio Machado:

"Yo, para todo viaje

-siempre sobre la madera

de mi vagón de tercera-,

voy ligero de equipaje…"

Pero al final, después de reflexionar he tomado la decisión de deshacerme de cosas viendo jerseys que me quedaban por el ombligo en plan años 80, pantalones imposibles de abrochar o camisas sin un color determinado. Además, he pensado que mañana es un buen día para irme de compras...
Voy a ver si medito.

Besitos a todos y feliz lunes.
G.

26 septiembre 2010

¡Esto es amor! quien lo probó lo sabe




El sábado fui a ver Lope y me gustó mucho. Y al final de la peli recitaron uno de los poemas más emocionantes que he oído.Es de Lope de Vega. Se me puso la piel de gallina. Y aquí os lo dejo.
Un besito a todos y que tengáis un feliz lunes.
g.

Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,


leal, traidor, cobarde y animoso.


no hallar fuera del bien centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso.


huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor suave,

olvidar el provecho, amar el daño.


creer que el cielo en un infierno cabe;

dar la vida y el alma a un desengaño,

¡esto es amor! quien lo probó lo sabe.



13 septiembre 2010

Minireflexión!

Esta mañana por fin he acabado la revisión anual médica. Buf, qué mal lo paso hasta que se termina. Es que soy super hipocondríaca y siempre pienso que el médico, tan majo él, me va a dar una noticia malísisisisima. Pero me ha dicho que estoy sana como una manzana y que sólo necesito un poco de hierro. Así que de repente cuando he salido de la consulta, la felicidad se apoderó de mí y estaba tan contenta que de repente, el sol brillaba más, iba sonriendo por la calle, me fijaba en cosas en las que normalmente no me fijo y me caían bien todos mis compañeros de trabajo. De repente estaba más atenta a todo lo que me rodeaba.
Sí, ahí llega mi nivel de hipocondríaquismo.
Pero me he sentido tan bien tan bien, que voy a intentar seguir en esa línea de felicidad que me gusta. A ver si lo consigo. Porque como bien decía Blaise Pascal (1623-1662): "Estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable no serlo alguna vez." Así que a partir de hoy estaré siempre dispuesta.
Un besito para tod@s

06 septiembre 2010

¡Atrévete a redecorar tu vida!

¡Ay, que fashion! El otro día hablando con mi cuñado, me quedé sorprendida cuando me dijo que casi todos sus amigos habían contratado a una persona para que les aconsejase como decorar su casa.
Si echamos cuentas, más te vale ahorrar antes de meterte en esa odisea. Primero, la pasta que cuesta la hipoteca de la casa, luego el sueldito del decorador y lo que es peor, el precio de los muebles y las reformas que te va a aconsejar ese dios del arte y el buen gusto que has contratado. Porque digo yo, que el decorador no va a perder su caché llevándote a Ikea a comprar los muebles y los materiales para realizar cualquier obrita que haya que hacer y seguro que te lo va a recomendar todo bueno y CARO.
Vamos, que no te valoras nada de nada, que no te gustan tus propios gustos... o que tus gustos no le gustan a la persona con la que te vas a vivir o viceversa. Yo creo que hay que arriesgarse un poco, ¿no? Cuando vas a casa de alguien, nada más entrar por la puerta, la decoración te dice como es la persona que vive en esa casa.
También está de moda contratar a un personal shopper, es decir, una persona que va contigo de compras para asesorarte en como tienes que vestir y qué te tienes que comprar. Eso significa que vas a ir vestida/o como le guste a tu asesor y no como te guste a tí. ¿Qué agobio no? Además, siempre se aprende de moda paseando por las calles o leyéndote el elle o el Vogue, o dejando a alguna de tus amigas aconsejarte y decirte que el rojo no pega con el rosa.
Pero... ¿No pensáis que hay que tener un poco más de confianza en uno mismo y vestirse y decorar nuestras casas como más nos guste? Porque al final... ¿Qué más da?

PD: Que conste que cada uno se puede ganar la vida como buenamente pueda y si quieres que te decoren pues guay. Sólo doy mi opinión. Un besito a los decoradores y a las estilistas que a algunos/as les vienen fenomenal y a los que se dejan decorar.

g.

30 agosto 2010

Agosto

Ya casi se ha acabado. Ese fantástico mes que casi todo el mundo espera durante todo el año: Agosto.

Según la Wikipedia, Agosto es el octavo mes del año en el calendario gregoriano y tiene 31 días. Se le puso este nombre en honor del emperador romano Augusto Octavio (Augustus Octavius). En el antiguo calendario romano, el año comenzaba en marzo y el sexto mes se llamaba Sextilis pero, en el año 24 antes de nuestra era, Octavio Augusto decidió darle su nombre y desde entonces Sextilis se llamó Augustus.

Además Agosto comienza (astrológicamente) con el signo de Leo y termina en Virgo. Que de cosas. Pero lo más importante es que es el mes en el que más me relajo del año. Relajada desde que me levanto hasta que me acuesto. Sin horarios. Creo que este año me he levantado supertarde, he comido supertarde y me he acostado supertarde y no he faltado ni un día de mi cita con la playa. Baño, cremita, tumbona, solecito. Y después un ratito de sombrilla con alguno de los libros elegidos este verano.

Guardamar y Mazarrón, estar con la familia, con la que durante el año vemos mucho y con la que casi no vemos. Tan importantes todos ellos para mí, aunque también busco ese ratito de soledad por las tardes para leer (he leído de todo y al final he caído en las redes de Federico Moccia, lo confieso) o para dormir la siesta con el ventilador funcionando a tope. Y después por la noche una cenita en La Saranda o en el Papa´s (Guardamar) o en Casa Nono (Mazarrón). Umm que rico todo.

Pero todo eso vuelve a quedar en el recuerdo, en la parte de los buenos recuerdos. Ya estoy en Madrid. Y me gusta Madrid, me encanta mi ciudad, cuando paso fuera mucho tiempo la echo de menos, tengo morriña. Así que ahora a disfrutar de lo que hay, que es mucho.
Besitos a tod@s.
g.

25 julio 2010

Cuando las esperanzas se convierten en cadenas

Ayer por la noche fui a ver “Madres e hijas”, una película de Rodrigo García, (hijo de Gabriel García Marquez), interpretada con mucha fuerza por un repartazo de primer nivel, con nombres como Naomi Watts, Annette Bening o Samuel L. Jackson. Es la historia de tres mujeres con el tema de la maternidad como fondo: una de ellas no puede tener hijos y espera que una madre de alquiler la elija para poder adoptar el bebé que está esperando, otra es una niña de 14 años que tiene que dar a su bebé en adopción y que se convierte en una mujer amargada por lo que hizo y por último la hija dada en adopción que no ha conseguido tener ninguna relación de cariño importante en su vida, lo que le ha convertido en una fría y egoísta abogada con una vida basada en el desapego.

Yo por supuesto lloré hasta la saciedad, porque a lo largo de la historia se van produciendo situaciones muy impactantes, donde se tocan temas que además te ponen la piel de gallina.

Annette Benning, es Karen la mujer que a los 14 años fue obligada por su madre a dar a su niña recién nacida en adopción. Han pasado 37 años pero ella sigue pensando en esa niña. Desde aquel momento no vive su vida. Todos los días escribe una carta para ella esperando encontrarla pero pasa el tiempo y no hace nada para conseguirlo. Se convierte en una mujer amargada que cuida a su madre anciana y enferma, quien a su vez vive con el remordimiento de haber hecho algo que ha convertido a su hija en una mujer infeliz y por ello es incapaz de darle cariño. Karen no tiene amigos, sólo vive para su trabajo y no deja que nadie entre en su vida. Es antipática y trata con desprecio a todos los que la rodean. Hasta que aparece un hombre que se enamora de ella y que, con mucha paciencia y amor, la hace ver que todo puede cambiar si pone un poco de su parte.

Karen ha malgastado 37 años de su vida. Entonces uno se pregunta ¿ por qué no ha puesto remedio antes para poder ser feliz?

Es fácil que esto ocurra. Somos presas fáciles de la pena, la ira, el arrepentimiento, la amargura. Se hacen un huequito en nuestra alma y si no le ponemos freno se van haciendo fuertes dentro de nosotros, expandiéndose como un gas, y pueden llegar a convertirnos en almas errantes. En personas que ven pasar su vida como en una película en la que no son los protagonistas. Sin disfrutar, sin vivir.

Es normal sentirse mal cuando nos ha sucedido algo malo pero no podemos arrastrar estos sentimientos eternamente. Hay que levantarse y mirar hacia adelante. Primero podemos intentar resolver eso que no nos deja vivir en paz, y si no está en nuestra mano solucionarlo, tratar de seguir viviendo, empezando por encontrar razones para ser fuertes.

Si vivimos esperanzados en conseguir algo casi imposible o amargados por pensar en lo que perdimos, no daremos un paso adelante nunca. Yo lo digo por experiencia, ya que llevo más de años queriendo ser madre, tres de los cuales en un proceso de adopción internacional esperando que lleguen mis dos hijos desde Colombia. Durante este tiempo he aprendido a saber esperar sin estar pendiente de la espera, a que hay cosas que no se pueden conseguir, pero que por el contrario hay muchas formas de encontrar la felicidad. Seguro que hay muchas cosas más en nuestra vida que nos apasionan, seguro que hay gente que nos quiere y nos anima. Vamos a mirar hacia adelante y a intentar buscar soluciones. No nos desesperancemos ni dejemos que se nos escape esto tan bonito que es la VIDA.

Besitos a tod@s

g.

18 julio 2010

Las pequeñas-grandes cosas que me hacen feliz...


Esta mañana cuando me he levanté seguía en la playa. 9 intensos días de sol, relax y amor. Y el final de la semana con mi sobri que está comestible. Dentro de pocos días cumple 3 rollizos meses. Cómo se pasa el tiempo y qué rápida se ha pasado la semana. Como me gusta ir a Guardamar del Segura (localidad alicantina que está en esos instantes celebrando su fiesta de Moros y Cristianos por todo lo alto).
Cuando estoy allí, me gustan las mañanas con esa luz tan especial, me gusta leer debajo de la sombrilla y de vez en cuando mirar a lo lejos y ver que el agua va cambiando de color según avanza el día, me gustan los paseos descalzos por la orilla de su mar cuando ya está cayendo la tarde y esa horchata fresquita de camino a la desembocadura del Río Segura, me gustan las charlas interminables de por la tarde en la playa, sobre la vida y el amor con mi churri, me encanta estar con mi familia y sobre todo dormir a mi sobrina. Todas estas cosas me gustan tanto porque las hago tranquilamente, sin prisas, cuando llego a la playa me quito el reloj. No soy consciente del tiempo. No se a la hora que me acuesto, ni a la hora que como, ni a la hora que subo de la playa. Es la felicidad plena.
Ya he llegado a Madrid.
Mañana cuando me levante para ir a currar, me pondré de nuevo el reloj y pensaré que sin él todo ésto que os he contado no sería posible.
Un besito para tod@s
g.

10 julio 2010

Sobre los buenos amigos y los que pensabas que lo eran...

A mis amigas las cuento con los dedos de una mano. Me refiero a las buenas amigas, esas con las que siempre puedes contar. Las que siempre están ahí cuando tienes tanto buenas como malas noticias, las que te dicen lo que quieres y lo que no quieres oír. Además sólo con ellas soy capaz de compartir cosas que no compartiría con nadie más. Y estoy my orgullosa de poder contar con amigas así. Me he dado cuenta de que nunca me van a defraudar y espero no defraudarlas yo a ellas.

Cuando hablo de ellas puedo decir esa frase de “metería la mano en el fuego”. Pero de estas cosas te vas dando cuenta con el tiempo. Con sus acciones, sus detalles, su forma de preocuparse… son buena gente.

Eso no quita para que de vez en cuando discutas con ellas, eso es bueno, (porque no tenemos que pensar igual) pero nunca llega la sangre al río porque sabes que después, todo se va a solucionar.

Pero a veces te encuentras con personas que aunque las conozcas hace mucho tiempo, no sé por qué, te pueden llegar a decepcionar tanto, que te hace replantearte un poco las cosas. Algo que debemos hacer de vez en cuando. Por lo menos un par de veces al año debemos pensar en nuestra vida, en las cosas que nos gustan y que no nos gustan, en qué mejorar o cambiar, aunque yo soy de esas a las que les gusta dejar para mañana algo a lo que hoy me da miedo enfrentarme, y se me va haciendo bola. Hasta que la bola es gigante y es peor porque te puede llegar a comer y al final no resuelvo nada.

Qué triste es que una persona que tú crees que te conoce y la conoces, que ha compartido contigo tantos momentos, de repente se convierta en una persona desconocida para ti. Que hace cosas que tú consideras impensables en una relación de amistad. Qué todo el mundo sabe lo que le pasa menos tú. Que aunque le hayas preguntado por qué, te trata mal y conteste con evasivas. En esa situación, ¿Te pones la venda y te olvidas? ¿Merece la pena reintentarlo? ¿Hay que considerarlo un caso perdido? ¿Hay que verlo como que en esta vida hay cosas que van y cosas que vienen? Pues estoy en ello…

Esta semana me voy de vacaciones y lo pensaré tirada en la playa. Lo mejor es pensar cuando uno está relajado. Todo se ve de diferente manera.

Un beso para todas mis amigas y otro para mi sobri que es la cosita más bonita del mundo.

g.

20 junio 2010

No te rindas, ¡puedes conseguirlo!

“Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.” Aristóteles.


“Si quieres, puedes”. Hay tanto de verdad en esa frase… parece que sólo son dos pasos pero en realidad para conseguir algo a veces tenemos que poner toda nuestra voluntad para tenerlo. Aquí la principal jugadora es nuestra energía positiva. Dejar atrás los miedos, el “yo no soy capaz”, “voy a fracasar”, “me van a excluir”, “voy a perder estatus”, “voy a hacer el ridículo”, “es peligroso”, no es nada fácil.

Los nervios se te ponen de punta y no te dejan pensar. Es difícil relajarte para poder verlo todo más claro y si encima el miedo o la negatividad te atenaza a veces damos nuestro objetivo por perdido sin ni siquiera intentarlo. Lo vemos todo de color negro.

Está claro que aunque todo el mundo te diga “ánimo, tú puedes conseguirlo”, “tienes que hacer esto o lo otro”, hasta que tú mismo te lo crees no lo vas a lograr.
Así que estoy convencida que todo está dentro de nuestra cabeza. Pero ¿cuál es el truco para vencer a esos fantasmas que no nos dejan seguir adelante?

Yo creo que hay que tener claro lo que queremos, incluso visualizar el futuro habiéndolo conseguido y viendo lo felices que somos una vez que hemos podido llegar dónde queríamos. Hay que creerse esa visión y confiar en ella. Pensar en otras personas que han conseguido lo que nosotros queremos y llegar al ¿y por qué yo no voy a ser capaz?

Porque si no lo conseguimos ¿Qué es lo peor que nos puede pasar? Pues si nos caemos, nos volveremos a levantar porque esa es la vida, una sucesión de caídas de las cuales nos vamos reponiendo. Y siempre que nos levantemos hay que hacerlo con impulso para volver a intentarlo.

El otro día una amiga hacía una exhibición de baile oriental, y cuando ya estaba bailando encima del escenario con bastante público delante, pisó sin querer el velo con el que hacía el baile, y en vez de morirse de vergüenza o poner cara de empezar a llorar, lo solventó con una sonrisa y siguió bailando. Yo creo que esa sonrisa hizo que nadie viese lo que había pasado. Me sorprendió, porque ella es bastante tímida y le cuesta un montón mostrar lo que sabe en público, pero esa sorpresa pronto se convirtió en admiración y en un ejemplo de motivación para mí.

Yo creo que podemos. Yo quiero creerlo. Podemos hacerlo. Podemos levantarnos tras tropezar y seguir intentándolo hasta lograrlo. Sólo hay que conocer a ese enemigo que llevamos dentro para saber cómo vencerle.

Un besito a tod@s.

g.

11 junio 2010

Sex and the Letter g


Esta semana ha sido todo muy sexual. Desde el principio hasta el final.
El martes, fui a ver con dos de mis mejores amigas (mi hermana y mi cuñada) Sex and the City 2.
Creo que en alguna ocasión he hablado en este blog que he visto Sexo en Nueva York (como se llama en España) unas 25 veces, sin exagerar. Soy megafan. Y me encanta Carrie. Mi cuñada me regaló la entrada para el preestreno de la primera peli y la verdad es que nos decepcionó un poco. Nos encontramos con una Carrie muy dramática y no nos quedaron muchas ganas de ver la segunda parte. Pero no podía dejar de ir a verla... por principios. A pesar de las críticas tan negativas que he ido leyendo sobre esta película, a mí me ha gustado mucho. Miranda está muy bien y Samantha es la más divertida como siempre, aunque yo sigo siendo fan de Carrie. Me lo pasé muy bien viéndola, me reí y disfruté de lo que ví. Me encanta ver el despliegue de modelitoss que van apareciendo. Tan guapas ellas. Son como un soplo de aire fresco y de optimismo.

Digo semana sexual además de por Sex and the City 2, porque el jueves celebramos una reunión Tuppersex en mi casa. 11 mujeres, una asesora sexual, dos maletas de juguetitos sexuales (de todas formas, colores, tamaños, sabores, texturas) variaditos y nuestra cuenta del banco vacía.
Sí, vacía. Porque ella pone todo lo que trae encima de la mesa. Y te va contando un poquito para qué sirve todo lo que ha traído. Empieza por la ropa interior, seguimos con los caramelos (sí, caramelos), con los polvos picapica que se extienden por el cuerpo con una borla de plumas y esos polvos se comen... lubricantes, vibradores (increibles, grandes, pequeños, anatómicos), cremas estimuladoras... y nosotras queríamos comprarlo todo... y de hecho lo logramos... Compramos casi todo, tantas cosas, que agotamos todo lo que traía en las maletas...
La empresa con la que organizamos la reunión se llama No es pecado y la asesora es bastante buena. Se llama Sonia. Lo cuento porque la chica se lo curra y te lo va contando todo de maravilla. Es mi segundo tuppersex, pero la gente que va a su primer tuppersex siempre empieza un poco avergonzado pensando que eso no va mucho con su personalidad y que no va a comprar nada... pero no... al final saca la tarjeta de crédito y pierde los papeles comprando un montón de cosas que la verdad son alucinantes.

Esto nos viene fenomenal a todos, hombres y mujeres, tanto si tienen pareja como si no. Estas reuniones se hacen para sorprender, informar, educar o enseñar sobre todas las posibilidades que tenemos en materia sexual para mejorar nuestras relaciones. Para que la monotonía no esté presente en nuestra vida. Hay que esforzarse. Además, puedes tocar, oler y probar cada uno de los productos que se presentan. Yo me lo pasé genial, me reí mucho y compré muchas cosas al igual que mis amigas. Casi siempre se hace con mujeres pero deberían de animarse los hombres y hacer reuniones en grupo con sus amigos.

A ver como terminamos la semana...

Un besito a tod@s y a disfrutar.
g.

30 mayo 2010

Cine para pensar y disfrutar

Me encanta ir al cine. Este fin de semana he visto dos películas que me han parecido bastante buenas (da la casualidad que las dos tienen el comunismo de fondo), una de ellas está en cartelera todavía y se llama EL CONCIERTO de Radu Mihaileanu. Inspirada en un caso real, habla de un director de orquesta del Gran Bolshoi de Moscú, muy famoso en su día y considerado traidor por negarse a expulsar judíos de su orquesta, por lo que ahora es el encargado de limpiar el Teatro. Pero és tanta su pasión por la música que se embarca en un proyecto un poco loco para conseguir su sueño.

No os cuento más por si os apetece ir a verla. A mí me gustó mucho, además se puede disfrutar al final de una parte joyita de la peli que es el concierto en Re Mayor para violín de Tchaikovsky. Hace que nos demos cuenta de que todos los instrumentos de la orquesta son necesarios para que el concierto sea perfecto. No puede faltar ninguno. Son como engranajes de una máquina. La orquesta no puede funcionar sin el director, ni el director sin la orquesta. Es como un equipo.


También he visto 4 MESES 3 SEMANAS 2 DÍAS de Cristian Mungiu (esta peli me la compré el viernes y fue todo un acierto). Es una película que habla de lo que tienen que pasar dos amigas cuando una de ellas decide abortar al final de la era comunista en Rumanía. Es una muestra de hasta dónde puede llegar la amistad y hasta dónde puede llegar la crueldad y el abuso de algunas personas que se aprovechan de la desesperación de estas mujeres. Te das cuenta de lo mal que lo pasan las personas cuando carecen de libertad. Me ha gustado mucho. Además la película te tiene en vilo todo el rato.

Os animo a ver cine europeo.

Un besito a tod@s.

g.

28 mayo 2010

¡Vive y deja vivir!

Cuanta presión tenemos las mujeres a nuestro alrededor. Desde que somos niñas se espera mucho de nosotras. Cuando crecemos y salimos con alguien, todos los que nos rodean no paran de preguntarnos “¿Y para cuándo la boda?, cuando ya te has casado, ¿y para cuando el niño?, cuando el niño tiene un mes, ya te están preguntando que si no vas a ir a por la parejita. Además de todo esto, todo el mundo da por hecho que te vas a casar por la iglesia porque sería la boda ideal (como uno que me dijo que la boda por lo civil no lucía mucho), y dan por hecho que puedes tener hijos biológicos.
Además de que cuando tienes tu primer hijo siempre tienes a gente a tu alrededor que sabe hacer las cosas mucho mejor que tú. (Recordemos que tenemos a las puritanas de la lactancia, esas madres new age, de la liga de la leche (son como una secta) que dan el pecho a sus hijos hasta que tienen 10 años porque es megaultrabuenoyprotegedemillonesdeenfermedades y que persiguen a las que dan el biberón a sus niños recién nacidos provocándoles a las pobres grandes sentimientos de culpabilidad, porque estas supermadres no comprenden que a veces no se tiene leche suficiente para amamantar a un bebé y se queda con hambre).

Y si no puedes tener hijos casi que prefieres no contarlo por lo que sabes que se te viene encima, “¿qué tal estás?” “¿cómo va todo?” Siempre con una cara de pena que parece que los que tienen el problema son los que preguntan. Y si adoptas, te preguntan que por qué en ese país y por qué no en ese otro que son más monos porque tiene los ojos achinaditos. A veces me pregunto por qué creemos que podemos entrometernos en las vidas ajenas y por qué creemos que podemos hacer preguntas intimas que pueden llegar a molestar y dar consejos que no nos piden. Y además lo peor es cuando juzgamos.

Y lo mejor es cuando decides no tener pareja estable, ni tener niños ni nada por el estilo. Que lo que te va es tener un rollito de vez en cuando sin tener que complicarte la vida porque eres feliz siendo liiiiiiiiiiiiiiiiiibreeeeeeeeeeeeeeee como el viento. Eso es inadmisible. “Qué rara es esa chica. Mira que no tener instinto maternal ni apetecerle sentar ya la cabeza con la edad que tiene” Jeje. Cómo disfrutamos con este tipo de comentarios…

Y si no tienes novio porque no tienes novio, porque no se ha dado el caso, lo típico “¡que se te va a pasar el arroz!”. Qué horror de comentario.

Por qué! Por qué no respetamos la vida de los demás, por qué no nos esforzamos en pensar en nuestra propia vida y mejorarla.

Res-pe-te-mos a los demás y no nos en-tro-me-ta-mos en sus vidas.

Y recordad esta estrofa de la canción de El último de la fila:
“Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio no lo vayas a decir”

Un besito a tod@s.

G.

16 mayo 2010

Acuarelas

Podéis entrar aquí para ver mis dibujos!

14 mayo 2010

APRENDER, EMPATIZAR Y OTRAS COSAS DE LA CONDUCCIÓN

Estoy aprendiendo a conducir. Sí, a mis 35 años lo estoy intentando. La verdad es que nunca le había prestado ninguna atención a esto de conducir un coche. No me llaman la atención los modelos, las marcas, ni tampoco me gusta la velocidad, ni siquiera conducía en los coches de choque de las ferias, tampoco he probado a jugar un videojuego de coches. NADA. … Pero tenía que hacerlo, de hecho me estaba apeteciendo hacerlo. Yo veo que todo el mundo conduce, cualquiera es capaz y yo me decía y por qué yo tengo tanto miedo, ¿por qué no me atrevo?

Hasta que un buen día de octubre me decidí y me apunté a la autoescuela. El teórico me costó pero aprobé. Hacía mucho tiempo que no estudiaba y memorizar cuesta mucho al principio, hasta que estudias un poquito todos los días y consigues hacer con éxito todos los test. Y lo conseguí. Aunque siempre hay un pero… A mí me gusta mucho hablar y a todos mis conocidos conté que me había apuntado y que estaba con el teórico y bla bla bla… y no sé por qué pero casi todos habían aprobado a la primera… qué presión… aunque en realidad la presión me la provocaba yo misma. Ellos sólo me contaban su experiencia… Yo creo que a veces tenemos ese pelín de orgullo que nos hace exigirnos demasiado para no sentirnos menos que los demás. Qué tontería, ¿no?

Ahora estoy con el práctico. Ya llevo varias clases, pero todavía no me siento segura para coger un coche yo sola ni para presentarme al examen. Hay días que llego más contenta porque he cometido menos fallos que otros, pero todavía necesito aprender más... y... al igual que con el teórico...!Todo el mundo me dice que ha dado muy pocas clases prácticas porque es facilísisisisisisiisisimo y que se están aprovechando de mí económicamente! Hasta mi pareja me dice, “¡Oye el coche para junio!, ¿no?” Buf... que presión. Ya sé que esto de sacarse el carnet de conducir es un gasto, pero si no estoy preparada, no estoy preparada. ¡Ya vuelvo a presionarme a mí misma!

Pero algún día no muy lejano lo conseguiré. Tengo que aprender a tener más confianza en mí misma, a saber cuando soy capaz de hacer algo y a conducir sintiéndome contenta de lo que estoy haciendo (que ya me va gustando…) pero poquito a poquito, a mi ritmo, lo siento por los que me meten prisa o les parece disparatado mi número de clases prácticas. Para empezar no todos tenemos la misma facilidad para aprender determinadas cosas. Creo que a veces necesitamos sentir que alguien nos comprende y que responde como si me conociera. ¿A esto se le llama empatía?. Empatizar…. ¿Por qué nos cuesta tanto ponernos en el lugar del otro? Y si hablamos con una persona que nos está contando algo que le está ocurriendo o que le preocupa yo creo que hay intentar darle ánimos al igual que nos gustaría que hicieran con nosotros. Siempre juzgamos, pensando en nosotros mismos, y damos muchos consejos que a lo mejor al otro no le apetece escuchar. Sólo hay que intentar entender cómo se siente la persona con la que hablamos. No puedo soportar a los que les estás contando algo y no te están escuchando, sólo quieren hablarte de que a ellos eso no les habría pasado, de que ellos fueron más listos y lo hicieron de una manera más rápida o efectiva…

Empatizar no es fácil, al igual que no es fácil aprender a conducir (más que a conducir a circular por Madrid) pero yo creo que tan sólo aprendiendo a escuchar lo puedo conseguir.

Ah! Y muchas gracias por leerme a tod@S. MUAAAAAAC.
Os dedico mi última acuarela. Arantxa, !esta si que se parece a Claudia!